El ancestral anhelo del hombre por volar le ha llevado, entre otras cosas, a considerar la posibilidad de burlar una de las leyes mas objetivamente presentes en nuestras