Los perros robots de Boston Dynamics están llegando a un grado de evolución en el que ya pueden ayudarse los unos a los otros, abrir puertas y escapar